Ayuno y la piel

0
15692

Ayuno y la pielEl ayuno y la piel están muy relacionados. La piel es el órgano de mayor extensión del cuerpo llevando a cabo gran cantidad de funciones. Su capacidad aproximada de regeneración es de una frecuencia mensual, en condiciones normales. Su estado de salud es el reflejo de nuestra salud interior. Si queremos mantenerla en perfecto estado, es imprescindible mimar a nuestros órganos internos.

Con el paso del tiempo y la acumulación de toxinas, nuestra piel pierde elasticidad, volviéndose flácida y arrugada. La piel también es objeto de múltiples afecciones cuyas causas pueden, en mayor o menor medida, atribuirse a los efectos de una mala nutrición: espinillas, erupciones, irritaciones, alergias, eczemas, psoriasis, sequedad…
Síntomas de una piel que pide renovarse
En una piel malnutrida, la epidermis se seca, se escama y resquebraja. También adopta una coloración poco agradable, se vuelve más sensible y comienza a picar.

El ayuno y la piel: beneficios apreciables tras períodos de ayuno:
– Tono más claro y brillante, tanto de la piel como en el blanco de los ojos
– Mayor elasticidad, tersura e hidratación
– Incremento exponencial del efecto de lociones y cremas.

Los efectos beneficiosos del ayuno y la piel se manifestarán claramente en días posteriores a un período de ayuno, o incluso a lo largo del proceso (en ayunos prolongados). La piel vieja y escamada se rejuvenecerá y adquirirá una lucidez y belleza que casi ni recordábamos.
Sin embargo, al ser una de las principales vías de escape que el organismo usa para expulsar sustancias residuales, es del todo normal sentir la emanación de malos olores, o incluso erupciones (aunque esto último es menos frecuente). Se aconseja mantener habitaciones ventiladas y limpiarse la piel con gasas o trapos húmedos para favorecer la expulsión de toxinas.

Hay que tener en cuenta, que no obstante los beneficios, a veces el ayuno puede provocar en los ayunantes  efectos en el cuerpo que van desde dolores de cabeza hasta escalofríos.

Así pues, ayunar es una manera efectiva y saludable de mejorar el aspecto de nuestra piel. Existen estudios científicos que demuestran que el ayuno favorece la regeneración celular, así como a la curación de urticarias y dermatitis, entre otras anomalías.
En nuestra sección de dietas de ayuno aportamos una serie de métodos y consejos para ayunar que pueden adoptarse con fines estéticos.

Artículo relacionados