Líderes espirituales y el ayuno

Lideres espiritualesNo fue tras cuarenta días y cuarenta noches de ayuno hasta que Moisés estuvo preparado para recibir los diez mandamientos. También cuarenta días con sus noches fueron los que Jesús pasó en el desierto como preparación para su misión pública.

Estos relatos bíblicos se apoyan en la cifra simbólica del cuarenta (como los días que duró el diluvio universal, los años de la marcha del pueblo judío) dan a entender el poder del ayuno en cuanto a fuerza purificadora del espíritu.

Asimismo, otras religiones mayoritarias (véase el judaísmo, budismo e islamismo) se refieren a la abstinencia de alimentos como método para facilitar la aproximación a las divinidades respectivas.

De modo similar, podemos encontrar alusiones a la elevación espiritual derivada del ayuno en muchas otras creencias y filosofías: el profeta persa Zoroastro, Platón, Sócrates, Aristóteles, Hipócrates e incluso Leonardo da Vinci fueron famosos practicantes y predicadores de sus beneficios espirituales.

Si miramos al antiguo oriente, tampoco Confucio se abstuvo de promover los poderes del ayuno en sus preceptos, al igual que los Yoguis de la India. Las religiones Maya y Azteca tampoco fueron una excepción. El referente moderno más notorio en lo que a ayuno espiritual se refiere es, sin duda, Mahatma Gandhi, cuya filosofía de vida lo incluía como elemento esencial y símbolo fundamental en la resistencia pacífica.