Monodieta

0
2989

Mono ayunoConsiste en ingerir una única clase de fruta o de verdura durante el período de ayuno. Aunque muchos no lo consideran un ayuno en toda regla, no por ello deja de ser recomendable, ya que va a suponer un cambio radical en nuestra dieta cotidiana, reduciendo al mínimo la actividad del sistema digestivo.

Dadas sus características, esta práctica puede ser la más atractiva para los que deciden emprender un ayuno por primera vez, y podemos obtener grandes beneficios cuanto más tiempo se mantenga en práctica.

En la sección de dietas de ayuno abordamos esta modalidad, concretamente sobre el monoayuno frutal, analizando sus beneficios en detalle y proponiendo consejos y ejemplos de esta tipología específica del ayuno.

La Monodieta de arroz

El ayuno de arroz integral es una práctica vinculada a la medicina aiurvédica, cuyo origen se remonta a miles de años atrás.
Si bien puede parecer más una dieta (en el sentido popular del término) que un ayuno propiamente dicho, este método es capaz de ofrecer gran parte

de las bondades propias de los otros ayunos, y además tiene sus propias ventajas características.

Consejos para un ayuno de arroz integral:

– Tomar de en 3 a 6 tazas de arroz por día, durante un período de 3 a 7 días.
– Utilizar arroz integral exclusivamente. Preferiblemente de tipo basmati, ya que se considera aceptable para todos los tres doshas[2].
– Asegurarse de que esté bien cocido. Para facilitar una mejor asimilación de nutrientes, dejar el arroz en remojo durante al menos 7 horas antes de cocinarlo.
– Se le puede añadir una pizca de sal de mar. También puede agregarse una tira de alga durante la cocción, o en su defecto un poco de miso como condimento.
– Un poco de pimienta de cayena ayudará a mantener el cuerpo caliente.
– Una cucharadita de mantequilla o manteca por ración de arroz. Los vegetarianos pueden usar aceite de coco virgen. Estas grasas aportan un mínimo de vitaminas y grasas saturadas, que contribuyen a la eliminación de toxinas y favorecen la reparación de los tejidos.
– No es necesario cocinar el arroz para cada ingesta. Basta con preparar la cantidad de todo un día por la mañana.
– Para recalentar el arroz, debe evitarse el microondas. En su lugar, recurrir al baño maría, una vaporera, o al horno.

Un ayuno de arroz integral puede ser menos “traumático” que otros tipos de ayunos. Al ser un carbohidrato complejo, se metaboliza y aporta energía en forma de azúcares lentamente. En los ayunos de frutas, en cambio, abundan los azúcares simples, de asimilación más rápida, lo cual puede más fácilmente disparar los niveles de glucosa en algunas personas.

Este tipo de ayuno es un recurso ideal en invierno o en zonas de clima frío, gracias a que el mantiene el cuerpo más caliente que otros tipos de ayunos.
Si bien la desintoxicación con un ayuno de arroz requiere más tiempo, sus características lo hacen específicamente indicado para personas mayores o de constitución más frágil.

La Monodieta de fruta a base de manzanas.

Estas son las consideraciones generales que deberíamos tener en cuenta a la hora de iniciar un proceso de ayuno monofrutal. Hemos tomado como ejemplo de ayuno monofrutal, la modalidad específica de ayuno a base de manzanas.

  • El día anterior al inicio de este ayuno, acabar con una cena ligera (ensalada, verduras o arroz hervido).
  • La cantidad de manzanas será de 3-4 por día, preferiblemente maduras e idealmente de cultivo ecológico. Cada ingesta debe ser saboreada con paciencia, disfrutando de la manzana y asegurándose de masticar bien.
  • Beber al menos 2 litros de agua a lo largo del día. Es preferible que esté a temperatura ambiente o templada, en lugar de fría. Podemos añadirle unas gotas de limón; así le daremos un poco más de gusto a la dieta, al mismo tiempo que incrementaremos la eficacia depurativa.
  • Tratar de estar relajado, sin realizar tareas estresantes. Es muy aconsejable hacer pequeñas siestas combinadas con un ejercicio ligero (estiramientos, paseos o yoga). También es momento para la lectura, pero cuya temática invite a la reflexión y la relajación.
  • Al final del proceso, romper el ayuno de manera suave y progresiva. El primer día, comenzaremos incorporando otras clases de fruta en el desayuno, así como una ensalada, arroz integral y verduras en el almuerzo y la cena.
Si hemos ayunado durante más de 3 días, deberíamos seguir con este proceso de acomodación durante cuatro días, incorporando los primeros alimentos «normales» al final del quinto día.
Artículo relacionados