7 Propiedades y beneficios del ajo científicamente demostrados

0
17807

7 beneficios del ajo científicamente demostrados

¿ Quieres saber todo lo que el ajo puede hacer por ti ? A continuación conocerás 7 propiedades del ajo que convierten este alimento en la mejor medicina natural:

Composición nutricional del ajo 

¿ Por qué el ajo es considerado un alimento medicina? 

Los amplios beneficios del ajo (Allium sativum) se deben sobre todo a sus saludables componentes nutricionales, veamos algunos en esta tabla:

A continuación descubrirás para qué es bueno el ajo y las propiedades que este «superalimento» tiene preparada para ti:

7 Propiedades del ajo para la salud

1- El ajo es una de las mejores medicinas de la naturaleza:                            El ajo contiene un elemento llamado alicina, este elemento es potencialmente curativo y eficaz contra casi todos los tipos de infecciones, ya sean hongos o levaduras.

2- Es muy nutritivo sin apenas calorías:                                                                Como podrás comprobar, 100 gramos de ajo apenas contienen 119 Kcal lo que lo convierte en el complemento ideal para dar sabor a tus platos mientras te ayuda a perder peso, además ayuda a reducir el nivel de colesterol.

3- Es una gran fuente de antioxidantes:                                                                      El ajo contiene una gran cantidad de antioxidantes, ya sabes, esos nutrientes que ayudan a prevenir el envejecimiento y te libran de enfermedades.

4- La alicina y otros compuestos reducen la presión arterial:                                Los compuestos esenciales del ajo reducen la presión sanguínea haciendo la sangre menos espesa, esto junto con la reducción de colesterol hace que reduzca el riesgo de enfermedades del corazón.

5- Te protege contra los metales pesados:                                                                En estudios se ha comprobado que el ajo protege los órganos contra intoxicaciones de metales pesados como el plomo.

6- Reduce la fatiga y aumenta tu Energía:                                                            Desde hace mucho se conoce esta propiedad del ajo, que se empleaba en atletas y soldados aumentando su vigor ya en la antigua Grecia.

7- Todo ello hace tu vida más larga y feliz:                                                      Sumando todos los efectos beneficiosos del ajo, compensa añadirlo a nuestra alimentación y aprovechar sus propiedades al 100 %.

Por último recuerda que todos los beneficios anteriores solo se aplican al comer el ajo crudo, al cocinarlo se perderán algunos de sus elementos beneficiosos transformándose en otros. Una forma sencilla de añadir fácilmente ajo crudo en tu dieta es usando alioli como complemento, en este link podrás ver una sencilla receta de alioli paso a paso.

Tomar ajo en ayunas

Los super alimentos como el ajo aumentan sus propiedades cuando los tomamos con el estómago vacío, ya que el cuerpo absorbe sus nutrientes más rápidamente.

Por esta razón son muchas las personas que se preguntan si es bueno tomar ajo en ayunas, cómo hacerlo y para qué sirve exactamente:

Para qué sirve tomar ajo en ayunas

Tomar ajo crudo con el estómago vacío ayuda a mejorar el perfil lipídico, o lo que es lo mismo, las concentraciones de distintos tipos de grasas en sangre.

Es un anticoagulante natural, que ayuda a estabilizar la presión arterial propiedades del ajoalta y los niveles de colesterol. Cuando lo ingerimos en ayunas el ajo realiza sus funciones de forma más rápida y efectiva, además nos ayuda a empezar el día con más energía.

El ajo crudo también aumenta su poder antibacteriano cuando lo ingerimos en ayunas, por lo que tomarlo justo al empezar el día puede ayudarnos a sanar antes en resfriados e infecciones. Por otro lado siempre debes tener en cuenta que los alimentos no sustituyen a los medicamentos recetados por un doctor cualificado.

Tomar ajo crudo a primeras horas del día estimula a su vez la digestión y el apetito. Lo que nos ayuda a mantener una mejor relación con la comida a lo largo del día. Las digestiones más ligeras se traducen en mayor bienestar y en muchos casos, contribuyen a la pérdida de peso y a la mejora de afecciones estomacales como las náuseas y la diarrea.

Cuando hemos cenado mucho y nos levantamos con una sensación de pesadez también es buena idea empezar el día con un pedacito de ajo. En este punto nuestro estómago está casi vacío y el compuesto de sulfhidrilo presente en el ajo nos ayudará a eliminar las toxinas de la noche anterior.

Tomarlo al amanecer y no comer nada más hasta que el cuerpo nos lo pida, es una buena idea para sentirse mejor más rápidamente, también ayuda a aliviar los síntomas de la resaca.

Cómo tomar ajo en ayunas

Hasta aquí todo bien pero ¿Como puedo tomar ajo crudo en ayunas? No es algo fácil de tomar en crudo y mucho menos tiene un sabor agradable ¿Que podemos hacer para disfrutar de sus beneficios?

Ajo y agua en ayunasUna buena idea es cortar un pequeño trozo, meterlo en la boca y tragarlo como si de una pastilla se tratara con un vaso de agua. Para hacerlo de forma segura el trozo debe ser muy pequeño, lo ideal es que no supere los tres milímetros. Puedes tomar un par de trozos de ajo crudo de este tamaño pero nunca más. Ingerir demasiado ajo crudo con el estómago vacío puede ocasionar un shock en el organismo que no nos sentaría nada bien.

Otra idea es triturar el ajo en un poquito de agua y beberlo rápidamente, el sabor no será el mejor, pero si será más fácil de tomar para las personas a las que les cuesta tragar los medicamentos.

Si estás realizando un ayuno de jugos o te gusta empezar el día con energía puedes preparar un zumo de verduras donde incluyas medio ajo crudo triturado, disfrutarás los beneficios de beber ajo crudo en ayunas además de las propiedades del resto de frutas y verduras de tu batido verde.

De todas estas pautas podemos deducir que, si, es bueno comer ajo crudo en ayunas, teniendo siempre en cuenta qué es una fuente natural de bienestar que puede ayudarnos a ganar en salud y mejorar antes las distintas afecciones del organismo pero que, en ningún momento, sustituye a un medicamento.