Terapias del ayuno

0
2219

Frutas y vegetalesA tenor de lo expuesto hasta ahora, resulta innegable que el acto del ayuno es una realidad indisociable de la experiencia terapéutica.

Con todo, aún podríamos establecer una subcategorización más, bajo la cual encontraríamos tres formas de llevarlo a cabo, según la tipología de enfermedad y la intensidad de la “terapia” que requiere:

Tabla: Terapias de ayuno según su finalidad

 

A lo largo del ayuno, el cuerpo se ha acostumbrado a la nueva situación y, por lo tanto, es primordial pasar a los alimentos sólidos muy lentamente, con cuidado y paciencia. Por tanto, se recomienda comenzar con jugos de frutas, batidos, frutas y verduras crudas.

Conviene recordar la importancia, tras un ayuno prolongado, de reincorporarse a una dieta normal de manera paulatina, a fin de no sobresaltar al organismo.

Pasados unos días, podremos reanudar la ingesta de alimentos sólidos y continuar con una dieta saludable. De este asunto trataremos con más detalle en la sección de “Recomendaciones para el ayuno“.